Debut y despedida.

Enero, es el lunes del año, sin embargo, algunos llegan a él con más emoción que a ese primer día de la semana tan vilipendiado por tantos. Supongo que esa es la ventaja de llegar sólo una vez al año y no cada semana.

Por eso del nuevo comienzo, este mes es el mejor momento para hablar de esto. Para lanzarte las palabras directo a los ojos y preguntarte, hace cuánto no haces algo por primera vez, pero sobre todo, hace cuánto que no te emocionas como lo hiciste esa primera vez. Y déjame agregar una más, hace cuánto no tuviste consciencia de lo que estabas haciendo.

Tres preguntas como regalo para empezar el año.

En la vida, te vas a encontrar con tres momentos dignos de estar más que presente, momentos en los que será mejor ser consciente de que eres consciente.


Los primeros, son esos precisamente, los primeros.

Esas primeras veces, donde sentirás un hueco en el estómago. Esa emoción que levanta en tu piel más vellos que los que creías tener. Las pupilas dilatadas y las ganas haciéndose agua en tu boca. Cuando haces algo por primera vez, eres consciente de que nunca antes lo habías hecho. Parece obvio, pero hay que decirlo, porque esa emoción se pierde cuando pasa el tiempo, cuando repites la acción. Cuando parece que la desgastas. Como si no valiera la piel volver a repetirla. Y tus sentidos, se manifiestan en ese momento como partidarios activos del evento que están presenciando. No sólo los cinco que te han contado que tienes, todos. Estás presente, estás ahí en cuerpo y alma y no sólo tomando fotos y haciendo check-in.

Estos momentos terminan por enmarcar recuerdos que cuelgan en el salón de la fama de la memoria que algunos les da por llamar, anécdotas. Para prueba, un botón, el primero que se nos cayó, pero también el primero que desabrochamos a propósito frente a alguien más, desnudando nuestra vulnerabilidad. El primer beso. El primer amor. El primer salto al vacío con o sin paracaídas y así, cada primer algo.

Los segundos, son más dolorosos porque normalmente no nos damos cuenta de ellos hasta que se fueron. Hasta que ya no están. Cuando giramos la cabeza y los vemos alejarse con nostalgia. Algunos incluso, llevan arrastrando una maleta llena de arrepentimientos. Pisando a cada paso, un hubiera.

Cuando hacemos algo por última vez, pocas veces lo hacemos con ese conocimiento, porque cometemos uno de los errores más comunes de la humanidad, pensar que tenemos más tiempo. Que volveremos. Que ya vendrá otro igual. La noticia, es que nada pasa igual, por muchos patrones que podamos repetir. Por mucha rutina que decidamos adquirir. Nada, nunca pasa igual, porque no somos los mismos que éramos hace una hora. Porque ya no existe el lugar o porque las personas con las que los vivimos ciertas cosas, ya no están.

En el momento en el que tomas consciencia de que cualquier momento tiene la capacidad y la posibilidad de ser el último y lo procuras como tal, invariablemente, termina durando. Igual un día tendrás razón, pero para ese entonces, lo habrás vivido con toda la intensidad necesaria para enmarcarlos y colgarlos a lado de los primeros.

Y luego llega un híbrido muy peculiar por poco común, pero existe. Una mutación, diríamos hoy.

Son todos esos momentos en los que haces algo por primera vez, pero también por última. Esos momentos debut y despedida. Los vives con la emoción de la primera vez y la intensidad de la última. Una combinación interesante de emociones en donde los sentidos se preparan para subirse a esa montaña rusa que viene en picada por el riel del recuerdo. Del quedará para la historia. En el parque del nunca te vas a olvidar.

Un cóctel de sentimientos que vale la pena que nos pegue más seguido.

La adrenalina de un debut.

Los sentimientos de una despedida.

Llámalos como quieras, pero por favor y por ti, no dejes de estar.

Estar en el momento, con la consciencia necesaria o por lo menos, con la suficiente.

Vivir la vida como Dory buscando a Nemo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s