El domingo es el día más complicado.

No digo que sea el peor día. Porque no hay forma, pero igual y el más complicado sí.   Incluso me atrevería a decir que el odio que le tienes al lunes puede ser parte de los efectos secundarios de un domingo mal gestionado.   El domingo es el día más complicado, porque nos quedan … Sigue leyendo El domingo es el día más complicado.

Para lujos, ésta.

Hace mucho que empecé a anteponer mi paz mental a cualquier cosa. Si supieras cuándo empecé y después de pasar por dónde, podrías decir que fue algo tarde, yo diría que fue a tiempo. Otros dirían que menos mal. El día que dije basta fue porque los ojos no me daban para más, se cerraban … Sigue leyendo Para lujos, ésta.

De qué escribo cuando hablo de escribir.

Escribir por escribir. Así sin más. Porque los dedos me tiemblan, porque me arde la sangre, porque cada que tecleo algo, mi cabeza se mueve de manera inconsciente como la mueven los que tocan el piano. Porque cada frase que me pone los pelos de punta, también me produce taquicardia. Escribir por escribir, porque a … Sigue leyendo De qué escribo cuando hablo de escribir.