No digas nada.

“No digas nada, por favor. Todavía no es tiempo. Guarda el secreto, aunque se te note en la cara. Cueste lo que cueste, no digas nada. Anda, guárdatelo. Por más ganas que tengas de subirte a la torre más alta y que tu grito deje callados a los cuatro vientos, no digas nada. Todavía no. … Sigue leyendo No digas nada.

Adiós antes que hola.

Al mundo se llega berreando y cuando no terminamos de llegar, también nos dan así una simulación de bienvenida. Si no me crees, nos hubieras visto ese día. Pero no me lo tomes a mal, que no es reclamo. El llanto libera, limpia e incluso te ayuda a respirar. Que es lo que hubiera pasado … Sigue leyendo Adiós antes que hola.