Para lujos, ésta.

Hace mucho que empecé a anteponer mi paz mental a cualquier cosa. Si supieras cuándo empecé y después de pasar por dónde, podrías decir que fue algo tarde, yo diría que fue a tiempo. Otros dirían que menos mal. El día que dije basta fue porque los ojos no me daban para más, se cerraban … Sigue leyendo Para lujos, ésta.

Confinamientes.

Parece que estamos encerrados, también parece que no nos gusta. Y todo se queda ahí, en lo que parece y no en lo que es. Viva el tiempo en el que la apariencia importa más que la esencia. Nos pasamos la vida disparando respuestas en automático a las preguntas que nos plantea un tercero, a … Sigue leyendo Confinamientes.